El legado de los Tainos

EL salto de El Limón se encuentra a unos 20 Kilómetros del Pueblo y Puerto de Samaná. La cascada en sí está muy aislada y solo se puede acceder a ella mediante caminatas (45-55 minutos) o montando a caballo (25 minutos). El paisaje que rodea la región de las cataratas es pintoresco. Las casas pequeñas están pintadas en colores vivos y fabricadas con materiales disponibles localmente, como madera de palma y paja. El área es predominantemente agrícola, con huertos familiares y huertos que limitan con plantaciones de banano, cacao, café y coco. En la temporada de lluvias entre mayo y noviembre, el sendero puede estar bastante embarrado y mojado, por lo que se recomienda usar buenos zapatos y traer equipo para la lluvia. La cascada tiene unos 40 metros de altura y cae en una bonita piscina natural de aguas frescas debajo, así que asegúrese de traer su traje de baño para disfrutar de un refrescante baño.

Es crucial que la cuenca del Arroyo Chico, el río que se sumerge 40 metros por las cataratas, se conserve para asegurar el futuro a largo plazo de las cataratas y el suministro de agua para las comunidades, así como la biodiversidad inherente. Por lo tanto, respete la naturaleza que rodea la cascada. Aunque es difícil ver la vegetación original desde el camino, se encuentran fragmentos de bosque subtropical húmedo a lo largo de las riberas y senderos hacia la cascada. Se pueden ver especies arbóreas autóctonas como Juan Primero (Simarouba glauca), Cigua Blanca (Ocotea coriacea), Uva de Sierra (Coccoloba diversifolia), Cabirma (Guarea guidonia) y la Palma Real o Royal Palm (Roystonea hispaniolana). La Royal Palm se estaba poniendo en peligro debido a la tala incontrolada para la construcción de viviendas, pero ahora está oficialmente protegida en la República Dominicana. La Cigua Palmera (Dulcus dominicus), una garza nativa, anida en esta especie de palmera.

Logo

©Copyright. All rights reserved Projects for Children 

Enjoy Life